¿Qué vitaminas para las personas mayores son más necesarias?

adultos mayores comiendo en un mesa

¿Qué vitaminas elegir para una persona mayor de 60 o más años? ¿No sabes cómo elegir los suplementos adecuados para la salud de una persona mayor? En el artículo de hoy te explicamos por qué merece la pena cuidar una dieta equilibrada y una suplementación adecuada a cualquier edad. 

Cómo una dieta equilibrada ayuda a mantener la salud de los adultos mayores

La edad sana también implica un estilo de vida saludable y ejercicio para lograr una salud óptima. El mantenernos activos y comiendo una dieta balanceada permite no solamente aumentar la longevidad. Debemos celebrar el envejecimiento, una mentalidad saludable, lo que permitirá una tercera edad plena.

El consumo de vitaminas es una parte esencial de una alimentación saludable. Comer frutas y verduras ricas en antioxidantes ha demostrado su eficacia contra las enfermedades cardiovasculares y el cáncer.

Una falta de vitaminas y minerales en el cuerpo está relacionada principalmente con enfermedades crónicas y problemas psiquiátricos. Las deficiencias de estos elementos interrumpen el funcionamiento adecuado del cuerpo y, a menudo, hacen que el proceso de envejecimiento sea más severo.

Vitaminas para personas mayores: ¿por qué son tan importantes?

¿Por qué se ha dicho tanto recientemente sobre los suplementos dietéticos para personas mayores?

Cuando los adultos mayores tienen una buena dieta, pueden revertir fácilmente algunos cambios que ocurren durante su proceso de envejecimiento y vivir de forma independiente. Sin embargo, el estado nutricional de los ancianos está correlacionado con el proceso de envejecimiento, así como con los hábitos alimentarios que se mantienen a lo largo de una vida.

Publicidad

A medida que el el cuerpo envejece los habitos de las personas cambian. Los adultos mayores tienden a perder el apetito, además que hay ciertos aspectos metabólicos que interfieren con la absorción de los nutrientes en una alimentación saludable, por lo que es necesario recurrir a la suplementación.

Igualmente, sabemos que la demanda de energía disminuye con la edad. Esto aumenta la necesidad de suministrar al organismo de vitaminas, minerales, micro y macroelementos.

Afortunadamente, en el mercado de suplementos dietéticos, observamos una selección cada vez mayor de conjuntos de vitaminas diseñados para personas mayores.

pareja de ancianos tomando café
Fuente: RuslanGuzov en Canva

Requerimientos vitamínicos durante la tercera edad por décadas

Vitaminas necesarias a partir de los 60 años

Cada fase de la vida requiere diferentes nutrientes para una buena salud. Ya en 60, es posible que el cuerpo requiera suplementos dietéticos como vitaminas que son difíciles de obtener.

Por ejemplo, a medida que se envejece, las células cerebrales pierden gradualmente la capacidad de absorber el DHA, lo que hace que la mente pase hambre y comprometa tanto la función cerebral como la retención de la memoria.

Consumir ácidos grasos omega-3 presenta beneficios cerebrales para las personas de 60 años, que van desde un mejor flujo sanguíneo y un mayor crecimiento de las células cerebrales hasta una mejora del estado de ánimo y de la memoria.

Las personas mayores de 60 años deben proteger el sistema visual y cuidar la memoria, es decir, el sistema nervioso. En este caso, la luteína, la vitamina A y las vitaminas B se complementan con mayor frecuencia.

pareja de adultos mayores comiendo manzanas
Fuente: StockUnlimited

Vitaminas para adultos mayores de 70 años

Después de los 70 años, la suplementación debe centrarse en fortalecer las articulaciones y los huesos. Ahí es cuando entran en juego los preparados con vitamina D y calcio, que permiten cuidar los huesos, e igualmente fomentan el buen funcionamiento del corazón y previenen el cáncer. 

Además, se recomienda complementar con vitamina E y ácidos omega-3, que aceleran los procesos de regeneración.

  • Descubre en este artículo qué alimentos contienen más vitamina E.

Además, el ácido estomacal, necesario para que el cuerpo absorba la vitamina B12 de los alimentos, disminuye con la edad. Una deficiencia leve de vitamina B12 puede poner a un adulto mayor en riesgo de demencia.

Otro interés tiene que ser la vitamina B6, que puede afectar a enfermedades crónicas y es necesaria para la formación de glóbulos rojos para prevenir el desarrollo de anemias y depresión.

Publicidad
hombre de 70 comiendo un sandwich
Fuente: Pikist

Vitaminas para adultos mayores de 80 años o más

Las personas mayores de 80 años deben tomar ácidos grasos omega-3, que fortalecen el corazón, tienen propiedades antiinflamatorias y ayudan al organismo a combatir diversas infecciones e inflamaciones.

Es crucial consumir folato como medida preventiva para ayudar a reducir los riesgos y complicaciones asociados con enfermedades cardíacas y cánceres. Además de prevenir el daño cerebral.

mujer celebrando 95 años
Fuente: Oswaldo Damazo en Pexel

¿Qué vitaminas se necesitan más en la tercera edad?

Mucho depende de la salud general de la persona mayor, del historial de enfermedades (pasadas y crónicas). Algunas personas mayores ya no pueden comer ciertos alimentos o tienen problemas para masticarlos, por ejemplo.

Es necesario consultar a un especialista para una solución adecuada que se adapte a cada caso individual. Además de la suplementación, debe haber una necesidad de asegurarse de que no afectan a los otros medicamentos tomados en el sistema.

Pero para dar una idea general, a continuación presentamos algunas vitaminas que se recomiendan con mayor frecuencia para las personas mayores.

vitaminas para las personas mayores en una mesa con fruta picada
Fuente: Michelle Leman en Pexels

Ácido Fólico

El ácido fólico no es únicamente una vitamina que deben consumir las embarazadas. Mujeres y hombres de todas las edades la necesitan. 

Se consume para mejorar el funcionamiento cognitivo y el tratamiento de la depresión y los trastornos neuropsiquiátricos en adultos mayores. Igualmente, fomenta el desarrollo de glóbulos rojos en las personas mayores que son propensas a la anemia.

Las deficiencias de ácido fólico también pueden causar anemia microcítica.

Vitamina D3

La deficiencia de vitamina D3 es un caso muy común, especialmente en personas mayores. Muy poca cantidad de esta vitamina en el organismo puede contribuir a un mayor riesgo de enfermedad de Alzheimer, enfermedad de la tiroides, aterosclerosis e hipertensión arterial.

Vale la pena cuidar la suplementación con vitamina D3 principalmente en el período de otoño e invierno. Una buena forma es consumiendo pescados grasos de mar como la sardina, pollo, huevo, leche y champiñones.

Una fuente excelente de vitamina D es la luz solar, sorprendentemente exponerse a la luz solar por periodos cortos de tiempo permite al organismo generar su propia vitamina D.

Vitamina A

Las vitaminas A, C y E son un conjunto de antioxidantes que protege a las células de los efectos destructivos de los radicales libres. Estos dañan las paredes de los vasos sanguíneos y pueden provocar problemas de colesterol e incluso ataques cardíacos.

Una fuente de alimentos richa en vitamina A es le hígado de res. Pero atención que el consumo en exceso de hígado de res puede resultar nocivo para la salud. Se recomienda comerlo no más de una vez por semana.

Vitamina E

Existen algunas pruebas que sugieren que la vitamina liposoluble E puede favorecer a la mente y la memoria en las personas mayores. Una investigación de 2014 encontró que altas cantidades de esta vitamina pueden asistir a las personas con enfermedad de Alzheimer leve a moderada. En esta investigación, participantes tomaron dosis de 2000 unidades (UI) al día. 

Sin embargo, esta cantidad puede ser insegura para ciertas personas, tomar más de 400 UI al día es en especial arriesgado para las personas con enfermedades cardiovasculares, sobre todo para las que toman anticoagulantes.

Otros estudios han demostrado que los suplementos de vitamina liposoluble E pueden acrecentar el peligro de cáncer de próstata.

Vitamina C

La vitamina C ayuda a detener la oxidación de las lipoproteínas y aumenta la actividad de la vitamina E en el tratamiento de las lesiones ateroscleróticas.

Publicidad

Las deficiencias de vitamina C están relacionadas con trastornos cardiovasculares. Esta vitamina desempeña un papel importante en la creación de tejido conectivo y en diversas reacciones de reducción de radicales libres que causan el estrés oxidativo.

Una conocidísima fuente de vitamina C son los cítricos y el jitomate.

Vitamina B12

Las vitaminas B son responsables no solo del funcionamiento eficiente del sistema nervioso, sino también del sistema circulatorio. Se encuentran en la mayoría de los kits de vitaminas para personas mayores.

La falta de vitamina B12 está vinculada con anemia, daño neurovascular, presión arterial elevada y complicaciones cardiovasculares que están relacionadas con sus deficiencias, por lo que se debe considerar indispensable para los adultos mayores.

Vitamina B6

La vitamina B6 ayuda a aumentar la frecuencia cardíaca y ayuda a reducir la glucosa en el hígado. Las necesidades de vitamina B6 aumentan gradualmente después de 50 años, pasando de 1,4 mg a 1,7 g.

El complejo de vitaminas B se encuentra en diversos alimentos. El salmón contiene buena vitamina B6, por ejemplo. Otras fuentes de B6 incluyen alimentos como el huevo, frijol negro, plátano y la carne de cerdo. 

La leche, huevos, pescado como sardinas y truchas, también aportan diversos tipos de vitamina B.

Vitamina K

Se ha sugerido que la vitamina liposoluble de tipo K desempeña un papel protector en el envejecimiento y las enfermedades relacionadas con la edad, como la enfermedad cardiovascular y la osteoartritis.

La vitamina liposoluble de tipo K ha sido implicada en las enfermedades crónicas que conducen a la incapacidad de movilidad y a la debilidad. Si bien se ha sugerido un efecto ventajoso de la vitamina liposoluble K para prevenir y progresar estas enfermedades relacionadas con la edad, aún no se conoce su mecanismo de acción latente.

Suplementos para personas mayores: ¿cuáles elegir?

Al elegir las vitaminas para suplementar la dieta de personas mayores, debe prestar atención a varios factores. La demanda de ingredientes individuales también puede variar según el estado de salud, cualquier medicamento que esten consumiendo, y la dieta del adulto mayor.

Es importante consultar previamente a su médico de cabecera antes de comenzar cualquier suplementación con vitaminas, para que adapte una receta a las necesidades del organismo.

Nueva Receta

Deslinde de responsabilidad

El contenido de esta revista es únicamente informativo. Nos encargamos de recomendar productos siempre apoyandonos en la opinión de expertos.

Sin embargo, los resultados del uso de cualquier producto que mencionamos es responsabilidad de quien lo adquiere y quien lo consume.